Wednesday, 24 March 2010

INFORME DEL JEFE DE BOMBEROS. 13 DE MARZO. 2010. MÉXICO DF

Recibimos un aviso código 4, era en el distrito 7 calle de la Libertad. Dos grupos nos dirigimos hacia allí. El tiempo de llegada fue de 2.33. Al llegar vimos un piso de 5 plantas, la última de ellas en llamas. Grandes y densas, salían por las ventanas. Fuertes columnas de humo atravesaban las ventanas de los pisos inferiores. Mis hombres y yo escuchamos gritos en la azotea, varios civiles se encontraban allí.
Nuestra primera idea fue subir con las escaleras desde los camiones, la desestimamos enseguida debido a la altura. Pasamos al plan B que era subir con los equipos de rescate y sacar de allí a todos los civiles. Las llamas eran grandes pero la estructura del edificio parecía no estar dañada.
Nos pusimos los equipos y subimos hacia allí 14 hombres, yo iba a la cabeza con el otro jefe de equipo. Abrimos la puerta, gritos y humo. Humo y gritos.
Había dos escaleras, nos separamos en dos grupos. Ascendimos rapidamente cuando vimos al primer civil, era una anciana, estaba en el suelo, no se podía levantar, tenía una fuerte intoxicación debido a los gases del humo, uno de mis hombres la recogió. Tenía una profunda herida en el cuello, nos gritó que no subiéramos repetidas veces, mi hombre la bajo. Seguimos ascendiendo. Nos encontramos con las primeras columnas de humo. Nos pusimos los equipos de aire asistido y seguimos subiendo. En el siguiente piso había señales de fuego, dos de mis hombres llevaban mangueras las enchufamos y luchamos con las pocas llamas que había.
El primer suceso pasó al minuto treinta segundos, Una puerta de madera maciza se quebró y de ella apareció un cuerpo en llamas, se lanzó contra uno de mis hombres y le mordió en el cuello. Le estaba arrancando la yugular, la sangre corría sin parar. Instintivamente saqué mi hacha y golpeé al cuerpo con ella, le corté la cabeza. Mi hombre seguía sangrando. Otros dos se lo llevaron abajo para que los atendieran los servicios médicos. Seguimos subiendo.
En el siguiente piso las llamas eran más densas, oíamos los gritos de los civiles más arriba, sin importarnos lo que nos acababa de ocurrir avanzamos a toda prisa, las llamas deberían esperar.
Llegamos a la azotea, allí estaba el otro grupo, o lo que quedaba de él. Había lo que parecían personas encima de ellos, entre las llamas veíamos como estas "cosas" los mordían, parecía como si se bebieran su sangre. Sus bocas llenas de puntiagudos dientes se relamían y gritaban al aire palabras que nadie entendía. Había también civiles que se arrastraban por el suelo literalmente succionados, a punto de morir desangrados. Nos pedían ayuda. Mis hombres y yo estábamos en estado de shock. Debíamos actuar rápido.
El equipo Alpha estaba básicamente eliminado. Ordené a tres de mis hombres retirar a los civiles, a otros dos sacar la espuma de los estintores y los demás ir con martillo en mano y hachas a por las cosas que estaban atacando. Eran más pequeños que nosotros y sus caras estaban deformadas, sus colmillos eran mucho más grandes y sus orejas eran puntiagudas. La mayoría de ellos no nos dio ningún problema los abatimos sin problema. Hubo uno que era más grande que no pudimos con él y huyó. Nuestras hachas y martillos estaban llenos de sangre. Las llamas aumentaron tuvimos que bajar a toda prisa con los heridos que pudimos.
Un piso tras otro las llamas fueron consumiéndolo todo, casi sin tiempo llegamos hasta la calle, allí el caos lo reinaba todo. Nuestros compañeros heridos por esas criaturas como de una enfermad contagiosa se tratase se infectaron. Se me lanzó un enfermero, me quería morder, le conseguí esquivar. Un copañero me agarró desde el suelo le golpeé y conseguí subirme al camión con los hombres que quedaban.
Han pasado 6 horas y cuarenta y cinco minutos desde el suceso.
Estamos atrincherados en nuestra central esperando tener noticias de alguien, no las tenemos. Solo escuchamos gritos y gruñidos en el exterior.

FIN DEL INFORME.

No comments:

Post a Comment